Maravillarse por la cotidianidad parece ser una tarea sumamente compleja, olvidada, como decía Gaarder, al hacernos mayores, al sentirnos -o creernos- familiarizados con el mundo, pero completamente ajenos a quienes nos rodean. La cotidianidad se convierte en esa hermana con la que compartimos sangre pero preferimos pasar de ella, sabemos que está y que somos parte, pero no hay tiempo para hablarle. Olvidamos lo cautivante que puede ser voltear la cara, apreciar, maravillarnos y sentirnos tremendamente espantados por la vida, la muerte y todo lo que pasa en medio.  Después del fin nos lo recuerda.

Después del fin es una recopilación de relatos breves que nacen de una profunda observación del entorno, de lo que somos, de las cosas pequeñas y de la fascinante verdad de nuestra cotidianidad. Los instantes aquí narrados pertenecen a alguien a quien no conocemos, o al contrario, a quien creemos conocer muy bien. Porque los protagonistas de cada una de las historias son personajes de a pie, porque podemos ser nosotros mismos, o él, o ella, o todos. Historias acompañadas por horas exactas que nos indican que el tiempo importa y que, como lo dice el prólogo de Arnoldo Gálvez Suárez, (tan magistral como la misma obra) “cuando se narra bien un instante, se está narrando la vida entera”.

Vania no solo es una de las grandes revelaciones literarias, sino es también una muestra viviente de la capacidad que tenemos los seres humanos para observar y atrapar lo simple con otros ojos, de ser espectadores de nuestra vida y la de los demás. La autora, como muchos de sus relatos espejo -los que domina de una forma implacable como nos lo demostró con Quizá ese día tampoco sea hoy – se calza, en algunas ocasiones, en los zapatos de mujeres viudas, niños con hambre o suicidas; y en otras, me pareció notarlo, en sus propias botas. Como si quisiera demostrarnos que los momentos nos unen a todos y que en esta trágica ciudad la cotidianidad nos pega duro. 

Vania acomoda las palabras más simples y las hace encajar casi perfectamente en momentos únicos que, en su enorme capacidad para ver a través de las personas, nos decide regalar. En estos relatos el qué aplasta al cómo.

Esta obra te juzga tanto que de pronto, al pasar los ojos por la última línea, te sube a máxima velocidad un incontrolable deseo: el de observar.

Gracias a Vania por eso.

DESPUÉS DEL FIN

DESPUÉS DEL FIN

VANIA VARGAS

ISBN: 978-9929-670-03-7

Editorial: DEL PENSATIVO

Nº páginas: 0

Año de edición: