Las aventuras de Ixztunun | Un cómic esencial

Las aventuras de Ixtzunun es un cómic digno de estar en las libreras de los niños de 7 a 12 años. Escrito e ilustrado por la arqueóloga francesa Mélanie Forné y publicado por la editorial guatemalteca SOPHOS, explora la cultura maya con una protagonista icónica e historias con las que cualquier persona puede identificarse.

 

¿De qué va el libro?

Nos cuenta las vivencias de Ixtzunun, una niña curiosa y traviesa que vive con su familia en el reino maya de Hix Wiitz, en el año 760 del período clásico maya. Su casa está en Zapote Bobal (hoy conocido como La Libertad, al norte de Petén).

 

El cómic se divide en cuatro capítulos protagonizados por la pequeña niña:

 

  1. Ixtzunun y la flor del huipil

Ixtzunun toma prestado el huipil que su hermana mayor usará para casarse, sin saber que terminará metida en un problema que tendrá que resolver antes de que sea la boda. En este evento se conoce cómo se unían los mayas en matrimonio, la ceremonia que se llevaba a cabo y las labores que se hacían previo a las bodas.

 

  1. Ixtzunun sueña con el tecolote

Ixtzunun va en busca de un curandero cuando su mamá se enferma. ¿Podrá encontrarlo antes de que la salud de su madre empeore? En este capítulo se ahonda en los rituales que se hacían para sanar a las personas con ayuda de las plantas medicinales y el conocimiento de los curanderos.

 

  1. Ixtzunun en el mercado

Ixtzunun acompaña a su hermana Saktok al mercado, donde ocasiona un disparate cuando se le escapa el tepezcuintle que compra. En esta ocasión se explora la economía maya, como el trueque, la mercancía y su proveniencia.

 

  1. Ixtzunun y la pelota de hule

Ixtzunun recolecta agua cuando un niño llamado Okib le quiebra el cántaro con su pelota de hule. Pronto se hacen amigos y van a visitar el palacio maya. A partir de ese momento nos cuentan un poco sobre el Piitz (el juego de la pelota maya), la realeza y los deberes que tenía el príncipe con su pueblo y con los dioses.

 

Cinco razones por las que les encantará a los niños

  1. Las historias son breves, entretenidas, y con la medida justa de humor y suspenso para que se mantengan sumergidos en la lectura.
  2. Se explora la cultura maya a través de los ojos y la voz de una protagonista infantil, con la que ellos pueden identificarse por la manera tan amena en la que presenta las tradiciones de su pueblo así como el lenguaje y la jerga guatemalteca que usa.
  3. Conocen más sobre la cultura de sus antepasados: los mayas.
  4. Aprenden nuevo vocabulario, ya que la autora incluye palabras en idioma maya y coloca la traducción en la parte inferior de la página.
  5. No es un texto exclusivamente didáctico ni pretende moralizar: su único objetivo es divertir. El aprendizaje es un regalo adicional.

 

¿Por qué lo disfrutará un público general?

  • Se puede sentir la pasión de la autora por la cultura maya (que aprendió y estudió por 14 años), y existe una sinergia especial entre las ilustraciones y las historias, ya que pocas veces un autor ilustra su propio libro, como ocurre en este caso.

  • Se aprende mucho de la cultura maya, y al presentarla de una manera tan cotidiana, se llega a apreciar mucho mejor, al punto que se terminas fascinado por sus tradiciones, algunas que aún se pueden apreciar hasta el día de hoy.

 

Si deseas disfrutar de esta historia junto a tu pequeño y conocer más sobre la cultura maya con las aventuras de Ixtzunun, puedes adquirir el cómic aquí: https://bit.ly/3itjtHO