NENHUM OUTRO AMOR
ebook

NENHUM OUTRO AMOR

Editorial:
HARLEQUIN IBÉRICA PORTUGAL
Materia
Novela
ISBN:
978-84-687-2551-2
Páginas:
352
Formato:
Epublication content package
Derechos eBook:
Copiar/pegar: Prohibido.
Imprimible: Prohibido.
DRM
Si
Colección:
HARLEQUIN INTERNACIONAL | HARLEQUIN INTERNACIONAL

Cathryn McGrath tenía una sólida reputación que mantener como esposa, madre y amiga perfecta. Hasta que su marido se fue con otra mujer y los abandonó a ella y a sus hijos... Tucker Lang tenía, en cambio, una pesima reputación: era un tipo duro y un rebelde impenitente. Llevaba años fuera de la ciudad, pero la reputación es algo difícil de cambiar, sobre todo en un lugar tan pequeño. De pronto regresó... justo a tiempo para recoger los pedazos de la destrozada vida de Cathryn. Y, poco a poco, se fue sintiendo cada vez más cerca de ella y de sus hijos... y quiso demostrarle que la vida puede seguir después de la traición, y que el amor lo puede todo.

Otros libros del autor

  • UN VELO DE MISTERIO
    ebook
    Titulo del libro
    UN VELO DE MISTERIO
    CANDACE CAMP
    La nueva socia comercial de lord Thorpe no era en absoluto como él había esperado. Hermosa y descarada, Alexandra Wa...

    Q. 39

  • PROMÉTEME EL MAÑANA
    ebook
    Titulo del libro
    PROMÉTEME EL MAÑANA
    CANDACE CAMP
    Lord Lambeth no podía evitar sentirse cautivado por la bella Marianne Cotterwood, aunque sabía que ocultaba un secre...

    Q. 39

  • NINGÚN OTRO AMOR
    ebook
    Titulo del libro
    NINGÚN OTRO AMOR
    CANDACE CAMP
    Una vez, Nicola Falcourt había amado con todo su corazón y lo había perdido todo. Años después, el destino la llevab...

    Q. 39

  • PACK CANDACE CAMP
    ebook
    Titulo del libro
    PACK CANDACE CAMP
    CANDACE CAMP
    Candace Camp sabe como llegar al corazón de sus lectores, comprúebalo con este increíble pack. El poder del amor O...

    Q. 92

  • SECRETOS FAMILIARES
    ebook
    Titulo del libro
    SECRETOS FAMILIARES
    CANDACE CAMP
    Lady Irene Wyngate juró que nunca se casaría, y había mantenido a los pretendientes a raya con su afilada lengua. Si...

    Q. 39