LAZOS ROTOS
ebook

LAZOS ROTOS

Editorial:
HARPERCOLLINS IBÉRICA S.A.
Materia
Novela
ISBN:
978-84-687-7263-9
Páginas:
192
Formato:
Epublication content package
Derechos eBook:
Copiar/pegar: Prohibido.
Imprimible: Prohibido.
DRM
Si
Colección:
MINISERIE BIANCA | MINISERIE BIANCA

¿Volvería a enamorarse de él? ¿Bastaría otra vez una semana para ello?

La tímida Lindsay Douglas solo necesitó una semana para enamorarse del carismático y orgulloso griego Antonios Marakaios; pero ser su mujer no era fácil y, tras un matrimonio conflictivo, la presión y la soledad pudieron con ella. Solo tuvo una opción: marcharse.

Meses después, su decidido esposo acudió a ella con una última exigencia. A cambio del divorcio, le pedía que asistiera a una celebración familiar en su país. Pero la voz de Antonios la estremecía tanto como al principio, y le recordaba la fuerza devastadora de su deseo.

Otros libros del autor

  • LA INOCENCIA PERDIDA
    ebook
    Titulo del libro
    LA INOCENCIA PERDIDA
    KATE HEWITT
    Un heredero para su enemigo...Diez años atrás la ingenua Iolanthe Petrakis fue seducida por el magnate griego Alekos...

    Q. 34

  • LA INOCENCIA PERDIDA
    ebook
    Titulo del libro
    LA INOCENCIA PERDIDA
    KATE HEWITT
    Un heredero para su enemigo...Diez años atrás la ingenua Iolanthe Petrakis fue seducida por el magnate griego Alekos...

    Q. 23

  • TRISTE AMANECER
    ebook
    Titulo del libro
    TRISTE AMANECER
    KATE HEWITT
    ¿Qué haría cuando descubriese que ella tenía un secreto que tal vez no pudiese perdonarle jamás?Una deliciosa noche ...

    Q. 24

  • FALSA PROMETIDA
    ebook
    Titulo del libro
    FALSA PROMETIDA
    KATE HEWITT
    Necesitaba una esposa para el fin de semana.Hannah Stewart se quedó muy sorprendida cuando Luca Moretti le pidió ine...

    Q. 24

  • LA REBELDÍA DE UNA INOCENTE
    ebook
    Titulo del libro
    LA REBELDÍA DE UNA INOCENTE
    KATE HEWITT
    Olivia Harrington estaba a punto de conseguir su gran oportunidad en el mundo del cine y no quería que nada ni nadie...

    Q. 25