ESPERANZA DE UN FUTURO
ebook

ESPERANZA DE UN FUTURO

Editorial:
HARPERCOLLINS IBÉRICA S.A.
Materia
Novela
ISBN:
978-84-687-2711-0
Páginas:
161
Formato:
Epublication content package
Derechos eBook:
Copiar/pegar: Prohibido.
Imprimible: Prohibido.
DRM
Si
Colección:
BIANCA | BIANCA

El príncipe necesitaba una esposa urgentementeEl país del príncipe Luc D'Urbino estaba inmerso en el caos y sólo una boda real podía resolver sus problemas.Años atrás, Carrie Broadbent había compartido una noche de pasión con Luc, pero después él la había rechazado. Por eso se quedó tan sorprendida cuando regresó para pedirle que se casara con él... naturalmente su orgullo le dijo que debía negarse. Pero entonces él amenazó con sacar a la luz un secreto familiar que podía arruinar su reputación. Carrie tenía que aceptar aquella proposición... y quedarse a su lado para siempre. Sería su reina y su amante.

Otros libros del autor

  • EN LA CAMA EQUIVOCADA
    ebook
    Titulo del libro
    EN LA CAMA EQUIVOCADA
    PENNY JORDAN
    En su cama lo esperaba una misteriosa mujer.Una noche en la que el poderoso Leo Jefferson se derrumbó sobre su cama ...

    Q. 34

  • AMOR POR CHANTAJE
    ebook
    Titulo del libro
    AMOR POR CHANTAJE
    PENNY JORDAN
    No había nada que Imogen deseara más que convertirse en la esposa de Dracco Barrington... pero la sorprendente notic...

    Q. 23

  • O HERDEIRO DO PLAYBOY
    ebook
    Titulo del libro
    O HERDEIRO DO PLAYBOY
    PENNY JORDAN
    O que aconteceria quando a verdade viesse à tona e toda a gente soubesse que estava grávida?Silas Carter era um mili...

    Q. 20

  • CANTAGEAR UMA MULHER
    ebook
    Titulo del libro
    CANTAGEAR UMA MULHER
    PENNY JORDAN
    Ele descobriu que alguém chantageara a sua esposa?Depois de deixar o seu marido, infiel e ladrão, Lucy teria de faze...

    Q. 20

  • UN FUTURO CONTIGO
    ebook
    Titulo del libro
    UN FUTURO CONTIGO
    PENNY JORDAN
    Maggie Russell era una chica de ciudad que de repente se encontró sola en mitad de una inundación, hasta que el duro...

    Q. 24