EL PODER DEL DESEO
ebook

EL PODER DEL DESEO

Editorial:
BIANCA
Materia
Novela
ISBN:
978-84-687-8042-9
Páginas:
160
Formato:
Epublication content package
Derechos eBook:
Imprimible: Prohibido.
Copiar/pegar: Prohibido.
Compartir: 6 dispositivos permitidos.
DRM
Si

El guapísimo millonario australiano Angus Keir había salvado a su familia de la más absoluta ruina, y Domenica sabía que estaba en deuda con él. Pero algo la enfurecía: parecía que Angus, que había forjado su inmensa fortuna desde la nada, la despreciaba por pertenecer a una clase social privilegiada.

Al principio, Angus creía que Domenica era una esnob de clase alta, pero rápidamente descubrió que era una mujer apasionada... ¡y que la deseaba! Su infancia había sido muy difícil, y esto le hacía evitar a toda costa los compromisos, de modo que su deseo de poseer a Domenica le planteaba una difícil disyuntiva...

Otros libros del autor

  • PERLAS DE AMOR
    ebook
    Titulo del libro
    PERLAS DE AMOR
    LINDSAY ARMSTRONG
    Ella solo quería que su marido la amara. Alex Constantin aceptó aquel matrimonio de conveniencia con Tatiana Beaufor...

    Q. 23

  • DE GOVERNANTA A ESPOSA
    ebook
    Titulo del libro
    DE GOVERNANTA A ESPOSA
    LINDSAY ARMSTRONG
    Tratava da sua casa melhor do que ninguém? Seria a esposa por conveniência perfeita?Rhiannon Fairfax tinha a convicç...

    Q. 20

  • ÁS SUAS ORDENS
    ebook
    Titulo del libro
    ÁS SUAS ORDENS
    LINDSAY ARMSTRONG
    Tinha demasiado a perder, pondo-se às ordens daquele homem?Tom Hocking era conhecido no deserto australiano pela sua...

    Q. 21

  • CHANGAJE O SEDUCCIÓN
    ebook
    Titulo del libro
    CHANGAJE O SEDUCCIÓN
    LINDSAY ARMSTRONG
    Aurora siempre le había confiado sus más íntimos secretos a sus diarios, y ahora, por un terrible error, estaban en ...

    Q. 25

  • CORAçãO SEQUESTRADO
    ebook
    Titulo del libro
    CORAçãO SEQUESTRADO
    LINDSAY ARMSTRONG
    Primeiro tinha-a sequestrado? e depois tinha-lhe pedido que se casasse com ele!O sequestrador de Jo Lucas era, nem m...

    Q. 21