ATRAÍDA POR SU ENEMIGO
ebook

ATRAÍDA POR SU ENEMIGO

Editorial:
HARPERCOLLINS IBÉRICA S.A.
Materia
Novela
ISBN:
978-84-687-0089-2
Formato:
Epublication content package
Derechos eBook:
Copiar/pegar: Prohibido.
Imprimible: Prohibido.
DRM
Si


Ella debía ocultar su vulnerabilidad y controlar la atracción que existía entre ellos desde el primer momento?

Cuando el negocio de Elsa entró a formar parte de sus adquisiciones, Blaise Chevalier pensó en deshacerse de él, como solía hacer con las empresas que no generaban suficientes beneficios. Pero entonces conoció a Elsa. Una mujer hecha de una pasta tan dura como él, que se convirtió en una fascinante adversaria con la que pretendía divertirse un poco?
Elsa era una mujer orgullosa, fuerte y bella, que estaba decidida a demostrarle a Blaise que se equivocaba acerca de su negocio y de su valía profesional.


Otros libros del autor

  • SEDUCIDA POR EL ITALIANO
    ebook
    Titulo del libro
    SEDUCIDA POR EL ITALIANO
    MAISEY YATES
    Serás mi esposa. Esther Abbott se había marchado de casa y estaba recorriendo Europa con una mochila a cuestas cuand...

    Q. 23

  • LA AMANTE SEDUCIDA POR EL PRÍNCIPE
    ebook
    Titulo del libro
    LA AMANTE SEDUCIDA POR EL PRÍNCIPE
    MAISEY YATES
    El arrogante príncipe tendría que usar todos los trucos a su disposición para seducirla, someterla y convertirla en ...

    Q. 23

  • CASADA COM UM PRÍNCIPE
    ebook
    Titulo del libro
    CASADA COM UM PRÍNCIPE
    MAISEY YATES
    Estava prestes a descobrir que um casamento real é uma ordem.Alison ia ter um filho do príncipe? um engano na clínic...

    Q. 20

  • DIFÍCIL OLVIDO
    ebook
    Titulo del libro
    DIFÍCIL OLVIDO
    MAISEY YATES
    ¿Iba a perder él algo más que su memoria?El millonario griego Leon Carides lo tenía todo: salud, poder, fama, inclus...

    Q. 23

  • UMA ARISTOCRATA NO DESERTO
    ebook
    Titulo del libro
    UMA ARISTOCRATA NO DESERTO
    MAISEY YATES
    Apercebeu-se de que se tinha tornado inseparável do rei guerreiro.Selvagem e indomável, Tarek Al-Khalij não desejava...

    Q. 20