PRINCESA PACA, LA

PRINCESA PACA, LA

Editorial:
GRIJALBO MEXICO
Materia
Novela
ISBN:
978-607-31-3081-3
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata

Una investigación que pone nombre y rostro al último gran amor del poeta Rubén Darío, gracias a la recuperación de 5 mil documentos, cartas y manuscritos.

Una fabulosa historia de amor, gracias a la cual se funden el mundo modernista de las corrientes intelectuales europeas del momento con el oscurantismo español del 98.

"En el París de la Bohemia, los poetas me dieron el título de la "Princesa Paca". Yo no era más que una muchacha enamorada, que no sabía leer ni escribir, pero el amor enseña muchas cosas. La pasión fue mi única guía. La brújula fundamental de mi vida. Pero todos los caminos conducían a aquel hombre. Ese hombre de labios gruesos y sensibilidad herida que venía del otro lado del océano. Un hombre que se llamaba Rubén. Rubén Darío. Un hombre que me enamoró con sus palabras antes de convertirse en el Príncipe de las Letras Hispanoamericanas."

Durante toda su vida Paca arrastró consigo un baúl azul en el que guardaba sus recuerdos. Hoy, su nieta se atreve por fin a abrirlo y lo encuentra repleto de cartas, fotos y manuscritos del que fue su gran amor: el Príncipe de las Letras Hispanoamericanas, Rubén Darío. Una mujer a la que, según menciona una carta de Amado Nervo, los íntimos de la bohemia parisina y madrileña llamaron La Princesa Paca.

Nacida el 4 de junio de 1879, Francisca Sánchez conoció en la Casa de Campo de Madrid en 1899 a Rubén Darío, por aquel entonces corresponsal del diario La Nación. A pesar de que ella era una mujer sin educación ni cultura, analfabeta y de clase baja, el poeta se enamoró perdidamente de ella.

A pesar de que nunca pudieron contraer matrimonio, ambos terminarían por trasladarse a París, donde recibieron a algunos de los mejores escritores de la Generación del 98: como Manuel Reina, Eduardo de Ory, Alejandro Sawa, Salvador Rueda, Antonio Machado, Manuel Machado, Miguel de Unamuno y Amado Nervo.

En 1916 Rubén Darío escribe el bello poema "La Princesa Paca" dedicado a ella:

A Francisca
Ajena al dolo y al sentir artero,
llena de la ilusión que da la fe,
lazarillo de Dios en mi sendero,
Francisca Sánchez, acompáñame...