LA FELICIDAD, DESESPERADAMENTE

LA FELICIDAD, DESESPERADAMENTE

Editorial:
PAIDOS
Año de edición:
Materia
Autoayuda
ISBN:
978-84-493-2470-3
Páginas:
104
Encuadernación:
Otros
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata
Colección:
BIBLIOTECA ANDRÉ COMTE-SPONVILLE

“ ¡Qué feliz sería si fuese feliz! Estas palabras de Woody Allen quizá dicen lo esencial: que estamos separados de la felicidad por la misma esperanza que la persigue. La sabiduría, al contrario, sería vivir de verás, el lugar de esperar vivir. En esa dirección apuntan las lecciones de Epicuro, de los estoicos, de Spinoza, o, en Oriente, de Buda. Solamente tendremos una felicidad proporcional a la desesperación que seamos capaces de atravesar. La sabiduría es exactamente eso: la felicidad, desesperadamente.”

André Comte- Sponville

Otros libros del autor

  • ESTA COSA TIERNA QUE ES LA VIDA
    ebook
    Titulo del libro
    ESTA COSA TIERNA QUE ES LA VIDA
    ANDRÉ COMTE-SPONVILLE
    «Citemos una vez más la fórmula de Montaigne, que podría servir de título a nuestro libro: ?Esta cosa tierna que es ...

    Q. 105

  • IMPROMPTUS
    ebook
    Titulo del libro
    IMPROMPTUS
    ANDRÉ COMTE-SPONVILLE
    ¿Por qué Impromptus? Dice Comte-Sponville: «¿Es esto filosofía? ¿Literatura? No lo sé ni me importa: dejo el asunto ...

    Q. 88

  • PEQUEÑO TRATADO DE LAS GRANDES VIRTUDES
    ebook
    Titulo del libro
    PEQUEÑO TRATADO DE LAS GRANDES VIRTUDES
    ANDRÉ COMTE-SPONVILLE
    La filosofía no tiene por qué ser algo alejado del arte de vivir. Eso es lo que sugiere André Comte-Sponville en est...

    Q. 83

  • LAS MÁS BELLAS REFLEXIONES SOBRE LA VIDA
    ebook
    Titulo del libro
    LAS MÁS BELLAS REFLEXIONES SOBRE LA VIDA
    ANDRÉ COMTE-SPONVILLE
    André Comte-Sponville, uno de los grandes nombres de la filosofía popular, ha captado para los lectores la quintaese...

    Q. 122

  • NI EL SEXO NI LA MUERTE
    ebook
    Titulo del libro
    NI EL SEXO NI LA MUERTE
    ANDRÉ COMTE-SPONVILLE
    ?Ni el sol ni la muerte pueden mirarse fijamente?, escribió François dela Rochefoucauld.  Y, cuando menos, esto los ...

    Q. 133