HISTORIA DEL LIBERALISMO EUROPEO

HISTORIA DEL LIBERALISMO EUROPEO

Editorial:
COMARES
Año de edición:
Materia
Derecho
ISBN:
978-84-8444-802-0
Páginas:
472
Encuadernación:
Rústica
Disponibilidad:
Entrega 3-6 semanas. Precio puede variar

En Francia la libertad es antigua; el despotismo, reciente». Estas palabras de madame de Stael no carecen de realidad histórica. La libertad es más antigua que el absolutismo de la monarquía moderna. Tiene aquélla su raíz en la sociedad feudal, en la cual se ofrece como fraccionada y casi esparcida en infinidad de libertades particulares, cercada cada una en forma tal, que queda como oculta, pero a la vez protegida. A esta libertad nosotros la conocemos bajo el nombre de PRIVILEGIO. Cuando la fuerza del Estado se reduce a una simple apariencia, la libertad sólo puede subsistir en estas condiciones. A falta de una tutela superior y común, las fuerzas aisladas intentan procurarse una protección por sí mismas, juntándose de acuerdo con su afinidad más cercana, logrando así aquella seguridad indispensable para la expansión de su actividad. La aristocracia feudal, las comunidades urbanas y rurales, las corporaciones profesionales, constituyen grupos privilegiados, es decir, libres, dentro de su propia esfera. De aquí resulta que, en el mundo feudal, la libertad nace de una cierta igualdad y de una cierta seguridad. Sin una relativa paridad de condiciones en el interior de cada orden o grupo, no sería posible hablar de libertad y de derecho, sino sólo de lucha y de fuerza. La libertad, el derecho, para que tengan sentido, deben implicar un reconocimiento, esto es, una determinada reciprocidad. Y hemos observado que, en el desarrollo de la sociedad medieval, el número de los individuos y de los grupos privilegiados aumenta a medida que la circulación de la vida se intensifica y crea relaciones cada vez más generales entre los hombres. La misma extensión del privilegio hará, al fin, posible entrever su fuente originaria en la personalidad o en la naturaleza del hombre. El carácter peculiar de esta libertad privilegiada resulta de la mentalidad jurídica que la da el ser y que la justifica.