EVA Y EL TIEMPO

EVA Y EL TIEMPO

Editorial:
EDITORIAL CULTURA
Materia
Novela
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata

El ser humano comparte ciclos con todo lo vivo. Y, sin embargo, pareciera estar conformado por una maquinaria precisa, como de relojería, llena de engranajes metafísicos que se mueven sobre sí mismos, que contienen a otros engranajes y los hacen moverse al mismo tiempo. El primero de ellos es la síntesis que vagamente lo explica, y enfáticamente lo condena: nacer, crecer, reproducirse y morir. Y de él se desprenden los que van del amanecer al ocaso, el de los días exactos, iguales, como los meses y los años. Su tic tac es diástole y sístole. Movimientos continuos del minutero interno, de la máquina que es y contra la que se revela. Entonces nace, crece y se cuestiona, ve pasar los meses y los días y se cuestiona la reproducción y el sentido de tanta exactitud, de la repetición, del por qué no detenerse ahora, si es el resultado que inevitablemente espera. Pero su humanidad lo salva y se mimetiza junto a los otros seres vivos y evade, olvida para seguir funcionando, para que los ciclos se muevan sin dificultad. Esquiva su condición de condenado, de enfermo terminal, se induce el olvido y trata de hacerlo lo suficientemente sólido para que no se diluya, para que no deje al descubierto el final en medio todo lo que hace, para esperar sin angustia. Entonces crea cadenas, nuevos engranajes más pequeños, casi artesanales, para no paralizarse, para reducir la ansiedad y el sufrimiento, para no perderse antes de tiempo: placebos: pretextos para seguir con vida, invenciones del sentido que podrían llegar a ser tan peligrosos y dolorosos como la muerte misma.
De algunos de ellos habla Lorena Flores Moscoso en los relatos que conforman Eva y el tiempo, narraciones sobre los enfrentamientos del ser humano con la muerte y el dolor, y sus maneras de soportarlos.
Primera pastilla de azúcar, el amor: que distrae al dolor y ahuyenta a la muerte, pero al mismo tiempo los invoca, como en “Agustín”, la tormentosa historia del compositor y su María Bonita.
Segunda: la compañía: a la que habrá de llegarse a través de una serie de desencuentros, de largas esperas, porque más fuerte que ella misma y que el amor es la soledad, y eso es algo que conocen bien las protagonistas de “Autorretrato de chica sola en café”, “Eva” y “Cinderella”.
El apego a objetos y personas, como amuletos para exorcizar el miedo a la nada, aparatos de ultrasonido desconectados que dicen que lo que se siente aún está allí, como en el cuento que se titula “Vamos a ver a mi hermanito”.
O la muerte misma que, sin simulación alguna, se convierte en el veneno que neutraliza todos los venenos, la causa del dolor y el antídoto contra él, que buscan y encuentran sin atajos o con muy pocos, los personajes de “Fran Hoffman, se te extraña”, “Ágata”, “El ciego” o “Eva”.
Y entre estos placebos, algunos otros, extraños, pero eficaces: las palabras, que son grito, canto, liberación, testimonio. Palabras que conjuran mágicamente a la vida, que ahuyentan al silencio tan parecido a la muerte. De las que se valen los personajes de “Ágata” y “Agustín”. Las que espera “Beatriz: en algún círculo del infierno”, las que no salen y atormentan a la mujer de “Canción de cuna”.
Y por último, la distancia: entre el personaje y el objeto de su dolor, como en el cuento “Piedad”; la misma que permite la apreciación del propio reflejo, su comprensión y su aniquilamiento, como en “Inmortales flores amarillas”, pero que también es un arma que duplica su filo, porque si de algo no hay escapatoria es del enfrentamiento con uno mismo, y de eso nos hablan los Mercredí, y también Lorena Flores Moscoso, quien al narrar evidencia que conoce esa otra evasión, ese otro distanciamiento, esa metaposición y creación de reflejos que es parte del oficio del artista. Porque acaso el arte sea el producto de su puño contra el espejo, la deformación de su propio reflejo, o bien su multiplicación esparcida por el suelo para sentirse menos solo.
Eva y el tiempo es una muestra de desborde de sensibilidad, y de control de la técnica de contar historias: una dualidad que hará que varios de sus relatos se queden rondando en la mente del lector con quien Lorena Flores hoy comparte su espejo. Quizá el rostro que encuentre en él sea el propio, quizá este también sea su mal.

Otros libros del autor

  • SIMPLEMENTE UNA INVITADA
    Titulo del libro
    SIMPLEMENTE UNA INVITADA
    LORENA FLORES MOSCOSO
    La prosa lenta y minuciosa de LorenaFlores Moscoso modela personajescasi escultóricos, estilizados yelegantes, que s...
    Disponibilidad inmediata

    Q. 30

  • EL MONSTRUO DE LOS ENREDOS
    Titulo del libro
    EL MONSTRUO DE LOS ENREDOS
    LORENA FLORES MOSCOSO
    Disponibilidad inmediata

    Q. 70