ESCLAVA DEL TERROR

ESCLAVA DEL TERROR. TRES MESES EN EL INFIERNO DE LOS YIHADISTAS

Editorial:
PENINSULA
Año de edición:
Materia
Biografías y memorias
ISBN:
978-84-9942-478-1
Páginas:
192
Encuadernación:
Otros
Disponibilidad:
Entrega 3-6 semanas. Precio puede variar

El testimonio excepcional de una joven yazidí convertida en esclava sexual de Estado Islámico.«¡Están aquí!» Jinan hacía tiempo que sabía que un día u otro se vería obligada a salir corriendo de su aldea con lo puesto. Una sensación de peligro inminente se había extendido por la región desde los primeros días del verano de 2014 y, con ella, la impresión terrorífica de que todo un mundo desaparecía: el suyo, el de los yazidíes, habitantes al pie de los montes Sinjar, en el norte de Irak, no lejos de la frontera con Siria, seguidores de una religión preislámica, el yazidismo. No había otro camino: los yihadistas del Estado Islámico tenían en el punto de mira las minorías religiosas y étnicas como la suya. Pese a todo, los combatientes de Dáesh capturaron a Jinan y a su familia el 4 de agosto. Lo que vino a continuación fueron tres meses de infierno, de esclavitud. Vendida a dos combatientes—un policía y un imán—, la obligaron a convertirse al islam, abusaron de ella y la torturaron, porque a esclavitud sexual es, para Dáesh, el único destino que merecen las mujeres infieles. Jinan tuvo suerte. Consiguió escapar. Su curación pasa por este testimonio, que ofrece por ella y por todas las mujeres que han sufrido la misma suerte, en ocasiones dejando la vida.

«Ya no soy una mujer casada, sino una esclava. Mis amos van sentados delante en el vehículo que me lleva hacia una vida de reclusa.»
Yinan hacía tiempo que sabía que un día u otro se vería obligada a salir huyendo con lo puesto. La sensación de peligro inminente por la cercanía de los combatientes del Estado Islámico planeaba sobre su aldea desde los primeros días del verano de 2014 y, con ella, la horrible premonición de que algo estaba a punto de desaparecer. Y ese algo era su mundo, el de los yazidíes, un pueblo instalado al pie de los montes Sinyar, en el norte de Irak, seguidores de una religión preislámica y, a ojos de los yihadistas del Dáesh, por tanto, infieles.
Huyeron, pero no llegaron muy lejos. Yinan, con solo dieciocho años, es apresada, igual que su cuñada, Amina, de apenas doce. Lo que vino a continuación fueron tres meses de infierno. Vendida a dos combatientes —un policía y un imán—, Yinan compartió cautiverio con otras cinco mujeres. Que por suerte no tardaron en aliarse para tratar de escapar del único destino que, según los yihadistas, merecen las mujeres infieles: la esclavitud.