CÓMO LLEGÓ LA NOCHE

CÓMO LLEGÓ LA NOCHE

Editorial:
TUSQUETS MEXICO
Materia
Autobiografías
Disponibilidad:
Entrega 3-6 semanas. Precio puede variar

El triunfo de la Revolución cubana culminó en 1959 con la entrada en La Habana de la guerrilla victoriosa. Tres comandantes encabezaban la marcha: Fidel Castro, flanqueado por Camilo Cienfuegos y Huber Matos. Nueve meses más tarde, este último caía en desgracia y, tras un juicio sumario, era condenado a veinte años de cárcel, que cumplió íntegramente. Cómo llegó la noche, de un «indiscutible valor testimonial» según el jurado, ha obtenido el XIV Premio Comillas de biografía, autobiografía y memorias, y es un honor para Tusquets Editores tener la oportunidad de dar la palabra a un testigo privilegiado de uno de los acontecimientos más controvertidos y mitificados del siglo xx, cuya voz disidente quedó injustamente silenciada. Muerto Cienfuegos en un accidente de aviación nunca esclarecido, de la célebre fotografía triunfal sólo Castro queda en la isla, en el poder desde hace más de cuarenta años...

Huber Matos, nacido en 1918 en Yara, provincia de Oriente, en el seno de una familia humilde, logró graduarse en la Escuela Normal para Maestros de Santiago de Cuba y posteriormente se doctoró en Pedagogía en la Universidad de La Habana en 1944. Su profesión de maestro rural le expuso a la pobreza y a las duras condiciones en las que vivía el campesinado, lo que le llevó a comprometerse políticamente desde muy pronto, y de modo más activo tras el golpe del dictador Fulgencio Batista en 1952. Se unió a la guerrilla cuatro años más tarde y rápidamente se convirtió en uno de sus líderes más carismáticos, responsable, por ejemplo, de la toma de la ciudad de Santiago, la segunda en importancia del país. Desempeñó importantes cargos al lado de Fidel Castro hasta que éste se hizo con el poder en enero de 1959, y luego formó parte del inicial gobierno revolucionario. Sin embargo, a los nueve meses de la triunfal entrada en La Habana, profundas divergencias ideológicas con la orientación totalitaria que adquiría la política de Castro precipitaron su juicio y su condena.

Durante su larga estancia en prisión, Huber Matos padeció toda clase de torturas físicas y psicológicas, y fue testigo y protagonista de las numerosas vejaciones padecidas por los presos políticos cubanos en las celdas y los calabozos a ellos destinados. Sólo al cumplir su condena, el 21 de octubre de 1979, recobró la libertad y fue entregado a una comisión enviada a La Habana por el gobierno de Costa Rica, país donde se reunió finalmente con su familia. En la actualidad reside en Miami.

Otros libros del autor