ALONDRA LILA

ALONDRA LILA

Editorial:
CENTRO EDITORIAL VILE
Materia
Poesía hispanoamericana
ISBN:
978-9929-40-792-3
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata

En la parte I del libro “Alondra Lila”, ZOILA SANTA CRUZ FORTÍN DE MOLL nos comparte las narraciones de su abuela Ventura, que la autora cuando niña y adolescente escuchaba con toda atención, curiosidad y aprecio.
En la parte II del libro, publica lo que pudo recopilar de “Poesía, Verso y Prosa” de su tía, la señorita ZOILA SANTA CRUZ RÍOS (1892 – 1922), renombrada por sus contemporáneos como destacada oradora y poetisa excelsa, fue la cuarta hija entre cinco hermanos, del matrimonio del ilustre político guatemalteco Don Rosendo Santa Cruz Barrera y Doña Buenaventura Ríos Cotto. Vivió sus primeros años en Jutiapa, ciudad capital y Alta Verapaz.
A la edad de cuatro años, como alumna oyente en el aula donde sus hermanos mayores recibían clases de su mentor y maestro en la finca Raxtap de Tamahú, se apoderó del alfabeto convirtiéndose en ávida y afanosa lectora. Libro y pizarra la acompañaban todo el tiempo y por la noche al ir a dormir, los dejaba a su alcance, para reanudar lecturas al no más clarear el día. Y es en ese paradisíaco lugar, donde aquella niña de trigueño cabello liso y melados ojos sonrientes, viviría sus mejores experiencias estéticas.
Niveló sus estudios en la capital en el prestigiado colegio e internado de las hermanas Molina Llardén, hasta terminar la secundaria, con énfasis en la Literatura, aunque, justo es decirlo, innumerables poemas los escribió antes del colegio. En su jardín de poesía destacan: ESTRELLAS FUGACES, AB AETERNO, QUE SI…, MI BESO, FATALIDAD INSÓLITA, TITANIC y NOCTURNOS.
En el concurso abierto por el semanario “Ilustración obrera” para adaptar una letra al HIMNO AL TRABAJO del maestro Don Ignacio Cruz, se le confirió un pergamino por haber obtenido el Segundo Premio, fechado Guatemala 31 de octubre de 1916. Se conserva una bonita Presea de Plata, consistente en una bolsita urdida con argollitas, cordones, anillos y medallas con su nombre. Vivió de nuevo en Cobán, Alta Verapaz donde impartía clases particulares a damas de la sociedad y en las fincas de su madre en Tamahú.
La poetisa Angelina Acuña le acuñó el sobrenombre de ALONDRA LILA, calificando sus versos de bien estructurados, refinados y poéticos; pero con acentuado regusto de tristeza. Extendiéndose en referir que las alondras son pájaros, oriundos de los países mediterráneos, de color pardo rojizo y que no son canoras; pero que suelen, (como por un albinismo) darse nidadas de alondras color violado o morado lila, que sí cantan y sus trinos son melódicos y tiernos aunque quejumbrosos… ¡¡Y era esa la razón del nombre!!
Zoila Santa Cruz Ríos fallece, en su amada ciudad de las Colinas y la Lluvia, el 22 de septiembre de 1922, a la edad de treinta años.

Otros libros del autor