VIDA, CARNAVAL Y MUERTE DEL TANGO EN CÁDIZ
ebook

VIDA, CARNAVAL Y MUERTE DEL TANGO EN CÁDIZ

Editorial:
Q-BOOK
Materia
Sociología
ISBN:
978-84-15744-18-4
Páginas:
308
Formato:
PDF
Derechos eBook:
Copiar/pegar: Prohibido.
Imprimible: Prohibido.
DRM
Si

El tango nace en la orillita merengada del agua salá, con brisa fresca de otoño y poniente, o con aire caliente de levante, ese levante que permite el equilibrio ecológico y natural para que los gaditanos no estemos reumáticos o con artrosis, pero que nos da un perfil excéntrico y de singulares majaretas. Surge en esa playa a la que va medio Cádiz sin espiocha y el otro medio con la cartilla del paro. Sale de la melodía de un revoloteo de campanas o del tarareo de quien tiende ropa en la blanca azotea de su casa. En Cádiz no se canta en la ducha, que eso es de carajote; se canta en el bar, en la calle, en el Falla, hasta en los balcones de un tercer piso. Pescando o trabajando en un taller, Cádiz es música constante en la mente del gaditano. Así nace nuestro sentido tango, en cualquier rincón, en las viejas murallas que dan a Vendaval, en el frescor de la sombra del puente Hierro de la Caleta en agosto y en el entusiasmo de una guitarra sonando por Cai, sonando por tango. Es puro, auténtico, y el que lo lleva en el alma sintiendo por él delirio, no importa dónde haya nacido, no tiene más remedio que ser gaditano. Rafael Pastrana. No es posible separar la experiencia vital de Rafael Pastrana ni de Cádiz ni de su tango. Así nos lo muestra el autor en esta obra en la que se abrazan íntimamente el lenguaje poético, los términos propios del Carnaval y el habla gaditana en una trinidad necesaria para explicar una gran pasión: la pasión por el tango de Cádiz. Rafael Pastrana Guillén nace el 31 de agosto de 1956 en el barrio gaditano del Pópulo. Desde pequeño siente especial interés por el mundo del Carnaval y aprende sus primeras coplas a través de su padre y su hermano José Antonio. Pronto se interesa por el mundo de la guitarra y recibe las lecciones iniciales de su primo Enrique Sanchís; más tarde conoce a Pepe Macías, del que aprende la técnica exacta de la guitarra española y flamenca e infinidad de tangos de Cañamaque, el Tío de la Tiza y García de Quirós, entre otros. Su debut en Carnaval se produce en 1980 como componente en el coro de La Salle Viña Los signos del Zodiaco. Ya en el año 1981 comienza a colaborar en repertorios y, desde entonces, no ha parado ni un solo año de crear letras y músicas para comparsas, chirigotas y coros. A lo largo de estas décadas, ha conseguido innumerables premios en el Concurso Oficial de Agrupaciones. Ha trabajado con autores como Ricardo Villa, Enrique Laínez, José Gamaza, Antonio Martín, Luis Ripoll, Antonio Martínez Ares, Quico Zamora, Juan Poce, Jesús Monje, Norberto Iglesias, Ramón del Río, Paco Rosado, Pepe Mata, Antonio Miranda y Rafael Mª Pastrana. Ha dirigido los coros de las dos peñas más señeras de Cádiz: Los Dedócratas y La Salle Viña. Faly Pastrana contribuye a la extensión del Carnaval de Cádiz en programas de radio, retransmisiones del concurso desde el teatro Falla y el teatro Andalucía y presentación de festivales, concursos y semanas culturales desde la década de los 90. Cruza el Atlántico para representar a nuestro Carnaval en Cuba con los coros El callejón de los negros y La conga santiguera, en 1985 y 2006 respectivamente. En 2007 representa en el Carnaval de Montevideo a la Asociación de Autores del Carnaval de Cádiz, de la que es miembro, con la formación La gaditana que se va. En 2013 lleva el coro La cañonera a Santa Cruz de Tenerife en un hermanamiento con la murga Los Bambones, recibiendo el agradecimiento por el homenaje de su coro a las murgas de esta ciudad. Funda y preside la Asociación de Coristas El Cañón, reactiva desde 1998 la expansión de los carruseles de coros por todo Cádiz y crea el Carrusel del Mentidero, que actualmente es un gran atractivo cada segundo Sábado de Carnaval. Entre sus galardones personales se encuentran varias insignias de oro, como las de Los Ángeles de los Homenajes, el Club Caleta, la peña El Quini, la peña La Salle Viña o la peña Paco Alba, entre otras, así como el premio de la Asociación de Autores del Carnaval de Cádiz Más chulo que un ocho y el Antifaz de Oro, reconocimiento máximo del Carnaval de Cádiz.