UNA PROPOSICIÓN FORZADA
ebook

UNA PROPOSICIÓN FORZADA

Editorial:
HARPERCOLLINS IBÉRICA S.A.
Materia
Novela
ISBN:
978-84-687-4022-5
Formato:
Epublication content package
Derechos eBook:
Copiar/pegar: Prohibido.
Imprimible: Prohibido.
DRM
Si

Era un despiadado e implacable millonario? acostumbrado a negociar.La modelo y heredera Angelique Marchand estaba furiosa. El famoso playboy Remy Caffarelli, increíblemente guapo y arrogante, le había arrebatado la mansión escocesa de su madre ganándola en una partida de cartas.Angelique logró localizarlo en Oriente Medio y decidió enfrentarse a él y reclamar lo que era suyo por derecho, pero, cuando los encontraron en la habitación de su hotel, los dos enemigos se vieron forzados a contraer matrimonio. Y, sorprendentemente, en lugar de anular la boda, Remy quiso explotar su matrimonio por negocios? y por placer.

Otros libros del autor

  • AMANTES POR UNA SEMANA
    ebook
    Titulo del libro
    AMANTES POR UNA SEMANA
    MELANIE MILBURNE
    Decidieron hacer un trato, tendrían una aventura solo durante una semana.Diez años antes, la librera Clementine Scot...

    Q. 24

  • TRêS MESES DE PAIXãO
    ebook
    Titulo del libro
    TRêS MESES DE PAIXãO
    MELANIE MILBURNE
    Tinha voltado para ela? para se vingar?No que dizia respeito a Anna Stockton, Lucio Ventressi só desejava uma coisa:...

    Q. 21

  • CASAMENTO ESCANDALOSO
    ebook
    Titulo del libro
    CASAMENTO ESCANDALOSO
    MELANIE MILBURNE
    A cama errada... um escândalo e uma esposa pouco convencidaJasmine não esperava acordar ao lado de Connor Harrowsmit...

    Q. 21

  • NA CAMA COM O EX-MARIDO
    ebook
    Titulo del libro
    NA CAMA COM O EX-MARIDO
    MELANIE MILBURNE
    Queria recuperá-la? mas nos seus termos.Ao concordar em beber um último copo com Xavier Knightly, o homem de quem se...

    Q. 21

  • LA POSESIÓN DEL MILLONARIO
    ebook
    Titulo del libro
    LA POSESIÓN DEL MILLONARIO
    MELANIE MILBURNE
    ¡Él no estaba dispuesto a aceptar un «no» por respuesta!Isabelle Harrington no podía aceptar que el arrogante y muje...

    Q. 25