ORAR CON... JESÚS: EL ROSTRO DE DIOS
ebook

ORAR CON... JESÚS: EL ROSTRO DE DIOS

Editorial:
DESCLÉE DE BROUWER
ISBN:
978-84-330-3339-0
Páginas:
208
Formato:
PDF
Derechos eBook:
Compartir: 6 dispositivos permitidos.
DRM
Si

La idea, el concepto, la visión que cada uno tiene de Dios es como el rostro de Dios que él ve. Y de la visión que tengamos depende, en gran parte, nuestra actitud ante Él. Las ideas falsas de Dios pueden inspirar cierto agradecimiento, temor, miedo, resentimiento, incluso odio? Pero jamás amor. Y no inspiran cariño porque tampoco hacen sentirlo: en esos rostros de Dios no se ve amor. Esos creyentes no se sienten queridos. Y, al que no se siente querido, le resulta imposible querer.Jesucristo es el rostro humano de Dios. En Jesús ya podemos contemplar el verdadero rostro divino, en la medida en que los hombres somos capaces de contemplarlo. En contra de lo que ocurría en el Antiguo Testamento, ahora ya se puede ver el rostro de Dios. Y puede verse porque Dios ha asumido un rostro humano. Eso es lo más grandioso y original de Cristianismo: la irrupción de Dios en la vida del hombre. No es el hombre quien busca a Dios. Es Dios quien viene a nuestro encuentro. Agustín Filgueiras Pita nació en Pontedeume, La Coruña. Fue ordenado sacerdote en Santiago de Compostela en 1959. Ejerció su sacerdocio seis años en dos pueblos. Durante otros treinta y cuatro se dedicó a la enseñanza y atención espiritual en dos colegios. Actualmente, colabora en una parroquia de la ciudad de La Coruña.

Otros libros del autor

  • ORAR CON... UNAS GOTAS DIARIAS DE HUMOR
    ebook
    Titulo del libro
    ORAR CON... UNAS GOTAS DIARIAS DE HUMOR
    AGUSTÍN FILGUEIRAS PITA
    Fragmento de una oración compuesta por Santo Tomás Moro, cuando estaba prisionero en La Torre, de donde sería llevad...

    Q. 85

  • ORAR CON UNA SONRISA DIARIA
    ebook
    Titulo del libro
    ORAR CON UNA SONRISA DIARIA
    AGUSTÍN FILGUEIRAS PITA
    En una anterior hornada te he ofrecido Orar con un pan para cada día. Un buen amigo, después de leerlo, me decía: -M...

    Q. 73