NADIE PUEDE HACERTE INFELIZ... SIN TU CONSENTIMIENTO
ebook

NADIE PUEDE HACERTE INFELIZ... SIN TU CONSENTIMIENTO

Editorial:
AGUILAR
Materia
Espiritualidad
ISBN:
978-987-04-2864-0
Formato:
Epublication content package
Derechos eBook:
Imprimible: Prohibido.
Copiar/pegar: Prohibido.
Compartir: 6 dispositivos permitidos.
DRM
Si
Colección:
AGUILAR

Claudio maneja el humor y la compasión. Todos nos vemos reflejados en sus palabras, de ahí que este libro será considerado un texto de referencia en los años por venir, para todo buscador genuino de una vida mejor.

"Somos seres divinos viviendo una experiencia humana", nos recuerda el autor en estas páginas, y la existencia está repleta de momentos para encontrar paz, dicha y amor incondicional. ¿Amor por quién? Por la totalidad, por esa esencia creadora de la cual somos parte y que merecemos recuperar aquí y ahora. Y nos recuerda: "Ya entregaste la llave de acceso a tu vida a los otros durante muchos años, quizás muchas encarnaciones; ya no lo hagas; sabé valorar el premio de estar vivo, pero vivo en serio, y ya no confundas nunca más una mera supervivencia biológica con una vida total. El verdadero Ser está siempre ahí, agazapado, esperando el momento perfecto para desplegar todo su brillo divino. Solo se trata de respirar y amar, y de salirse de la ilusión".

Otros libros del autor

  • MITOS DEL ALMA
    ebook
    Titulo del libro
    MITOS DEL ALMA
    CLAUDIO MARÍA DOMÍNGUEZ
    Cada nuevo libro de Claudio María Domínguez es una aventura inesperada. En este caso se trata de un verdadero viaje ...

    Q. 79

  • LA CIUDAD DEL AMOR
    ebook
    Titulo del libro
    LA CIUDAD DEL AMOR
    CLAUDIO MARÍA DOMÍNGUEZ
    En abril de 2011, Sai Baba abandonó este mundo. Ese ser maravilloso que había encarnado entre nosotros para "encende...

    Q. 56

  • AMOR EN ACCIÓN
    ebook
    Titulo del libro
    AMOR EN ACCIÓN
    CLAUDIO MARÍA DOMÍNGUEZ
    «Siempre supe que conocería a la Madre Teresa y además pensé que ese encuentro sería en Calcuta, el lugar que ella e...

    Q. 56