LOS CENCI
ebook

LOS CENCI. CRÍMENES CÉLEBRES I

Editorial:
EDICIONES DE LA MIRÁNDOLA
Materia
Novela
ISBN:
978-987-28010-7-6
Páginas:
53
Formato:
Epublication content package
Derechos eBook:
Compartir: 6 dispositivos permitidos.
DRM
No
 
El enlace de descarga caducará a los 30 días

El **Alexandre Dumas **que, con el intenso relato _Los Cenci_, inicia la
serie de los _Crímenes célebres_, ya es famoso a los treinta y seis años,
aunque por algo que la historia olvidará: su obra de joven dramaturgo
romántico, rival de Victor Hugo. Este ambicioso proyecto narrativo es el
bautismo de fuego del que será uno de los novelistas más leídos de todos los
tiempos. **Ediciones De La Mirándola** proyecta publicar la primera traducción
integral de los _Crímenes célebres_, grandioso portal de la obra del futuro
autor de Veinte años después y _El tulipán negro_. Para los dieciocho
volúmenes de sus _Crímenes célebres_, Dumas se entregó a una ingente labor de
documentación. Como su amigo Charles Nodier, siempre sintió pasión por los
viejos anaqueles de bibliotecas y sus tesoros secretos. Se propuso novelar la
historia de crímenes ya legendarios en el siglo XIX, y el primero que eligió
no podía dejar de apasionar al lector de la época de Luis Felipe. El
romanticismo era, en Francia, de sesgo liberal, heredero de las ideas de
Rousseau. Dumas, hijo de un general de la Revolución Francesa y nieto de una
esclava negra, ve la historia, a la manera de Jules Michelet, como la
oposición entre las luces y el oscurantismo, entre el despotismo y la
libertad. La leyenda negra de los Borgias le ofrece el marco moral para su
pintura del Papado, pero Dumas no es historiador ni panfletario sino
novelista, y se deja arrastrar por la intriga, por la vieja grandeza de toda
auténtica tragedia: la que, como quería Racine, infunde terror y piedad. Así
es como en este relato despojado y conmovedor todo está lleno de vida, y los
personajes, a pesar de la casi total ausencia de diálogos, resultan
inolvidables. En la breve y patética historia de Beatrice Cenci, Dumas ya es
Dumas.