LA DAMA DEL UNICORNIO
ebook

LA DAMA DEL UNICORNIO

Editorial:
HARPERCOLLINS IBÉRICA S.A.
Materia
Novela
ISBN:
978-84-687-4081-2
Páginas:
318
Formato:
Epublication content package
Derechos eBook:
Copiar/pegar: Prohibido.
Imprimible: Prohibido.
DRM
Si
Colección:
COLECCIONABLE REGENCIA | COLECCIONABLE REGENCIA

Él no se detendría ante nada.Caroline Monday era demasiado inteligente como para fiarse del peligroso Morgan Blakely, marqués de Clayton y misterioso espía inglés. Con el propósito de vengarse de un poderoso enemigo, Morgan no se detendría ante nada para conseguir la ayuda de Caroline? estaba dispuesto incluso a hacer pasar a una pobre huérfana por una desaparecida heredera. Mientras se sumergía en un mundo de viejos rencores y secretos ocultos, un mundo en el que el pasado no se conocía y el futuro era incierto, Caroline deseaba poder creer en Morgan? y dejarse llevar por un deseo más fuerte que el miedo?

Otros libros del autor

  • SANGRE COMANCHE
    ebook
    Titulo del libro
    SANGRE COMANCHE
    KASEY MICHAELS
    Ella necesitaba que la protegiera... y deseaba que la amaraEl agente especial Jesse Colton había estado a punto de r...

    Q. 25

  • SOLTERO ENAMORADO
    ebook
    Titulo del libro
    SOLTERO ENAMORADO
    KASEY MICHAELS
    Pocos hombres eran capaces de dejar sin habla a Holly Hollis del modo que lo hacía Colin Rafferty con aquellos ojos ...

    Q. 25

  • SECRETOS PROHIBIDOS
    ebook
    Titulo del libro
    SECRETOS PROHIBIDOS
    KASEY MICHAELS
    ¿Quién era el enigmático y apuesto Don John «Black Jack» Blackthorn? Le envolvía un aire de misterio y peligro, y lo...

    Q. 50

  • COMO UM CAVALHEIRO
    ebook
    Titulo del libro
    COMO UM CAVALHEIRO
    KASEY MICHAELS
    O passado podia persegui-los? ou uni-los para sempre!Chance Becket vivera os seus trinta anos de existência a tentar...

    Q. 33

  • FALSAS INTENçõES
    ebook
    Titulo del libro
    FALSAS INTENçõES
    KASEY MICHAELS
    Uma dama incontrolável procura um cavalheiro que peça a sua mão em casamento? Morgan Becket não sabia como devia co...

    Q. 33