IGNACIO AGUSTÍ, EL ÁRBOL Y LA CENIZA
ebook

IGNACIO AGUSTÍ, EL ÁRBOL Y LA CENIZA. LA POLÉMICA VIDA DEL CREADOR DE LA SAGA DE LOS RIUS

Editorial:
EDICIONES DESTINO
Materia
Biografías y memorias
ISBN:
978-84-233-4678-3
Formato:
Epublication content package
Derechos eBook:
Imprimible: Prohibido.
Copiar/pegar: Prohibido.
Compartir: 6 dispositivos permitidos.
DRM
Si

Nacido poco antes de la primera guerra mundial, poeta en catalán antes de la guerra civil ?en la que se alineó con los vencedores?, alma de la revista Destino casi desde su primer número y novelista de mucho éxito y poco reconocimiento, Ignacio Agustí (1913-1974) fue, por encima de todo, un periodista impenitente y uno de los autores más desconocidos y más leídos de la primera mitad del siglo XX. Cien años después de su nacimiento, y setenta de la aparición de su novela más popular, Mariona Rebull (1943), la biografía de Ignacio Agustí que ha escrito Sergi Doria viene a reivindicar la fi gura de un escritor en el purgatorio, autor de cinco novelas que se convirtieron a mediados del siglo XX en el primer best seller made in Barcelona, y que fueron también el punto de partida de una de las series de mayor éxito de TVE: La saga de los Rius. «Esta magistral biografía trasciende el retrato de un personaje fascinante perdido en su laberinto y pinta un gran fresco de un mundo que, lejos de haber desaparecido, esconde las claves para entender el que nos rodea hoy mismo. Porque aunque pueda parecer que Sergi Doria, como Ignacio Agustí, nos habla ?de muchos años atrás?, nos está hablando de nosotros mismos, de nuestra memoria y de nuestra identidad y conciencia. Sólo se me ocurre añadir que ya era hora y que si en alguna cosa tuvo suerte Ignacio Agustí fue en que su propia historia no pudo haber encontrado mejor ni más honesto narrador.» CARLOS RUIZ ZAFÓN

Otros libros del autor

  • NO DIGAS QUE ME CONOCES
    ebook
    Titulo del libro
    NO DIGAS QUE ME CONOCES
    SERGI DORIA
    La fascinante aventura de un hombre fuera de lo común que hizo de la estafa un arte y demostró que se podía burlar ...

    Q. 150