HUYENDO DEL DESTINO
ebook

HUYENDO DEL DESTINO

Editorial:
HARPERCOLLINS IBÉRICA S.A.
Materia
Novela
ISBN:
978-84-687-8682-7
Páginas:
320
Formato:
Epublication content package
Derechos eBook:
Copiar/pegar: Prohibido.
Imprimible: Prohibido.
DRM
Si
Colección:
HARLEQUIN INTERNACIONAL | HARLEQUIN INTERNACIONAL

Un pacto... una novia... ¡un secreto que nunca podría desvelarse!

Cuando Eva MacKay se enteró de que su padre iba a casarla con un guerrero de un clan vecino, solo pudo escaparse y llevarse sus secretos más sombríos. ¡Ya tenía la libertad al alcance de la mano!

Rob Mackintosh, leal a su clan, siguió el rastro de su novia fugitiva... y se quedó atónito por los fuegos artificiales que saltaron entre ellos. Detrás de la sonrisa tímida de Eva había una belleza obstinada y Rob supo que, independientemente de todo, su matrimonio iba a estar lleno de sorpresas.

Otros libros del autor

  • REFEM DA PAIXãO
    ebook
    Titulo del libro
    REFEM DA PAIXãO
    TERRI BRISBIN
    Sequestrada nas Terras Altas...Às vésperas de seu casamento, o pavor toma conta de Arabella Cameron. Apesar de ser u...

    Q. 33

  • SECUESTRO EN LAS HIGHLANDS
    ebook
    Titulo del libro
    SECUESTRO EN LAS HIGHLANDS
    TERRI BRISBIN
    Ella acabó a merced del único hombre capaz de hacer que se sintiera ella mismaArabella Cameron estaba aterrada la ma...

    Q. 33

  • SEDUCIDA POR UN HIGHLANDER
    ebook
    Titulo del libro
    SEDUCIDA POR UN HIGHLANDER
    TERRI BRISBIN
    Perseguía lo prohibido?El imponente guerrero Aidan MacLerie tal vez fuera valiente y leal a su familia y a su clan, ...

    Q. 33

  • LA ESPOSA DE DUMONT
    ebook
    Titulo del libro
    LA ESPOSA DE DUMONT
    TERRI BRISBIN
    Los Dumont.1º de la saga.Saga completa 3 títulos.Quizá aquel mandato real por el que se tenía que casar compensaría ...

    Q. 33

  • LA NOVIA DEL NORMANDO
    ebook
    Titulo del libro
    LA NOVIA DEL NORMANDO
    TERRI BRISBIN
    Los Dumont.2º de la saga.Saga completa 3 títulos.William Royce no podía aplacar el deseo que sentía cada vez que mir...

    Q. 33