ÉTICA DE LA SEXUALIDAD
ebook

ÉTICA DE LA SEXUALIDAD. DIÁLOGOS PARA EDUCAR EN EL AMOR

Editorial:
DESCLÉE DE BROUWER
ISBN:
978-84-330-3402-1
Páginas:
198
Formato:
PDF
Derechos eBook:
Compartir: 6 dispositivos permitidos.
DRM
Si

El libro se estructura a modo de un diálogo en torno a preguntas de ética sexual: fecundación artificial, sexo en adolescentes,píldora del día después, aborto, métodos anticonceptivos, preservativo y SIDA, uniones homosexuales, masturbación, liberación sexual, rupturas matrimoniales, amor, educación moral... Las respuestas están todas ellas extraídas de párrafos literales de diversos documentos eclesiales recientemente publicados. Estamos, pues, ante un nuevo modo de presentar al público las posiciones éticas de la Iglesia sobre cuestiones sexuales: respuestas a preguntas directas que ciudadanos de una sociedad secularizada lanzan de modo desafiante a los católicos. Este texto ofrece un oportuno servicio eclesial: será útil para catequistas laicos y sacerdotes implicados en la formación cristiana de los adultos, y para numerosos jóvenes que se preparan al sacramento del matrimonio. Es manejable en un marco familiar donde los padres se propongan ser los responsables de la educación sexual de sus hijos. Igualmente podrá ser usado en un contexto educativo: los profesores contarán con unas claras reflexiones morales para orientar a sus alumnos zarandeados por una cultura hedonista.Enrique Bonete Perales, profesor titular de Filosofía Moral de la Universidad de Salamanca, es autor de diversos libros. Entre ellos cabe destacar los publicados en esta misma editorial: Éticas en esbozo. De política, felicidad y muerte (2003), ¿Libres para morir? En torno a la Tánato-ética (2004) y ¿Debemos tolerarlo todo? (2006), del que es co-autor. Dirige, además, la colección Ética Aplicada.

Otros libros del autor

  • ¿LIBRES PARA MORIR?
    ebook
    Titulo del libro
    ¿LIBRES PARA MORIR?
    ENRIQUE BONETE PERALES
    A primera vista podría parecer, por lo inevitable de la muerte, que al ser humano no le queda más remedio que acatar...

    Q. 68