EMBRUJO GITANO
ebook

EMBRUJO GITANO. UN AMOR PROHIBIDO EN TIEMPOS DE ROSAS

Editorial:
PLAZA & JANES
Materia
Novela
ISBN:
978-950-644-391-7
Formato:
Epublication content package
Derechos eBook:
Imprimible: Prohibido.
Copiar/pegar: Prohibido.
Compartir: 6 dispositivos permitidos.
DRM
Si
Colección:
NARRATIVA FEMENINA

BUENOS AIRES, 1848. Rosas se consolida en el poder e impone el terror eliminando a sus enemigos para escarmiento de una sociedad acobardada. En una ciudad marcada por el pánico, Leandro De La Cruz, defensor de la causa unitaria, decide huir a Montevideo. Deja atrás a su amor prohibido, aquella niña que creció en el seno de su familia pero que él ya mira con otros ojos. Rosa María, desolada y sola, sufre el acecho de su hermano Enrique De La Cruz, quien obsesionado con su belleza la hace suya por la fuerza. Convertida en madre, Rosa María vuelve a ser engañada por aquellos que nunca la quisieron bien.
Años más tarde, Coral Amaya, una joven gitana de gira por Buenos Aires, se entera de que creció ignorando su origen. Mientras una epidemia de cólera azota la ciudad, una promesa a su madre gitana en el lecho de muerte obliga a Coral a buscar su verdad.

Otros libros del autor

  • MALA SEMILLA
    ebook
    Titulo del libro
    MALA SEMILLA
    ANDREA MILANO
    Michelle Kerrigan despierta cada mañana después de la pesadilla habitual: está en un supermercado, saca su arma reg...

    Q. 66

  • LA PROTEGIDA DEL LORD
    ebook
    Titulo del libro
    LA PROTEGIDA DEL LORD
    ANDREA MILANO
    Tras quedarse viuda y con un hijo pequeño a su cargo, Hazel Brown recibe la extraña e inesperada visita de lord Dani...

    Q. 44

  • LAZOS DE SILENCIO
    ebook
    Titulo del libro
    LAZOS DE SILENCIO
    ANDREA MILANO
    una novela romántica con intriga y suspenso. Situada en la ciudad de Boston en la actualidad, esta novela es la más ...

    Q. 102

  • PASADO IMPERFECTO
    ebook
    Titulo del libro
    PASADO IMPERFECTO
    ANDREA MILANO
    "¡Pobre Chelsea! ¿Te imaginas cuando sepa la verdad? Cuando me contaron lo de la apuesta sentí un poco de pena, aunq...

    Q. 66