EL SABOR DE TUS BESOS
ebook

EL SABOR DE TUS BESOS

Editorial:
HARPERCOLLINS IBÉRICA S.A.
Materia
Novela
ISBN:
978-84-687-7302-5
Páginas:
224
Formato:
Epublication content package
Derechos eBook:
Copiar/pegar: Prohibido.
Imprimible: Prohibido.
DRM
Si
Colección:
MINISERIE JULIA | MINISERIE JULIA

Estaba acostumbrada a cuidar de los pacientes? ¡no a ser uno de ellos!

Jarrett Deeks sabía cómo salvar a un caballo, pero las mujeres de ciudad, como Theresa Pirelli, estaban fuera de su alcance. No obstante, un beso suyo le había hecho tambalearse mucho más que cualquier toro. Se veía reflejado en ella: un poco magullado y muy solo. Después de curarla no iba a poder dejarla marchar. Pero ¿cómo podía convencerla de que se quedase con él?

Pasar unas semanas en el rancho que Jarrett tenía en California le pareció a Theresa lo ideal para recuperarse de un accidente, pero el sexy vaquero iba a volver a desequilibrarla completamente.

Otros libros del autor

  • O CASAMENTO PERFEITO
    ebook
    Titulo del libro
    O CASAMENTO PERFEITO
    STACY CONNELLY
    Conseguiria que ele renunciasse à sua vida de solteiro?O mundo de Emily Wilson ficou de pernas para o ar quando Javi...

    Q. 21

  • UNA NOCHE EN EL RECUERDO
    ebook
    Titulo del libro
    UNA NOCHE EN EL RECUERDO
    STACY CONNELLY
    ¿Les dejaría el pasado tener un futuro juntos? Diez años atrás, cuando Ryder se fijó en ella, Lindsay no se lo podía...

    Q. 25

  • ROMANCE INESPERADO
    ebook
    Titulo del libro
    ROMANCE INESPERADO
    STACY CONNELLY
    Su hombre ideal debía ser alto, guapo, misterioso y de fuera del pueblo... Después de tantos años cuidando de los de...

    Q. 25

  • UNA FAMILIA PARA ELLA
    ebook
    Titulo del libro
    UNA FAMILIA PARA ELLA
    STACY CONNELLY
    ¿Cómo podría estar mal una relación que le hacía tan feliz?Nick Pirelli sabía que su hija necesitaba una madre y eso...

    Q. 25

  • SECRETOS DEL DESTINO
    ebook
    Titulo del libro
    SECRETOS DEL DESTINO
    STACY CONNELLY
    Le gustaba que sus relaciones fueran como los coches, rápidas y divertidasA Sam Pirelli le gustaba conducir sintiend...

    Q. 25