EL MAESTRO Y SUS MUSAS
ebook

EL MAESTRO Y SUS MUSAS

Editorial:
HARPERCOLLINS IBÉRICA S.A.
Materia
Novela
ISBN:
978-84-687-4271-7
Páginas:
416
Formato:
Epublication content package
Derechos eBook:
Copiar/pegar: Prohibido.
Imprimible: Prohibido.
DRM
Si
Colección:
HQN | HQN

Ellas eran su inspiración. Él era su obsesión

Icono del arte, rebelde, romántico?
Con una sola mirada, el pintor Thomas Rodin era capaz de transmitir el éxtasis de la creatividad, los placeres que aguardaban a las mujeres que fueran capaces de estimular su capacidad artística.

La inocente

¿Qué veía aquel maestro en mí?
El genio habitaba en su alma, y el éxtasis, en su cuerpo. Yo no tenía ninguna duda.
Rechazarlo habría sido? mi perdición. Rendirme a él fue? mi salvación sensual.

La ambiciosa

Yo me sentía atrapada en la servidumbre, hasta que él me liberó.
Le di la espalda a todo lo que conocía por seguirlo, y me encontré entre dos hombres, el maestro y su pupilo, a uno de los cuales amaba con el corazón? y al otro, con mi cuerpo.

La cortesana

Entendía, tal vez mejor que ninguna otra mujer, sus necesidades. Avivaba el fuego de su alma, la chispa de su creatividad?
Él me convirtió en una leyenda? y yo nunca pude olvidar sus ardientes caricias?

Tres cuentos extraordinarios de tres mujeres hechizadas por un maestro de la seducción, un esclavo de su arte y de su pasión.

Otros libros del autor

  • ESPEJITO, ESPEJITO
    ebook
    Titulo del libro
    ESPEJITO, ESPEJITO
    AMANDA MCINTYRE
    Al contrario que los anteriores, el amante número diecisiete dejó a Charlie deseando volver a verlo, y por primera v...

    Q. 8

  • TORTURADOS POR EL DESEO
    ebook
    Titulo del libro
    TORTURADOS POR EL DESEO
    AMANDA MCINTYRE
    El deseo era más fuerte que el deber. En una Britania asolada por la guerra, la joven Sierra aprendió que la única ...

    Q. 42

  • DIARIO DE UNA DONCELLA
    ebook
    Titulo del libro
    DIARIO DE UNA DONCELLA
    AMANDA MCINTYRE
    Es cierto que sólo soy una sirvienta en una mansión de ricos, y que antes de eso vivía en la indigencia y la miseria...

    Q. 42