EL GUARDIÁN DE LA HEREDERA
ebook

EL GUARDIÁN DE LA HEREDERA

Editorial:
HARPERCOLLINS IBÉRICA S.A.
Materia
Novela
ISBN:
978-84-687-3530-6
Formato:
Epublication content package
Derechos eBook:
Copiar/pegar: Prohibido.
Imprimible: Prohibido.
DRM
Si

Un cambio de vida inesperadoDebido a disputas familiares, hacía años que Carol Chancellor no tenía relaciones con la familia de su difunto padre. Por tanto, a la muerte de su abuelo, la familia, tremendamente resentida, no podía comprender por qué era ella la principal beneficiaria del testamento. Afortunadamente, Damon Hunter, un buen abogado de Sídney, había sido designado para velar por sus intereses.Carol se sentía completamente a salvo con Damon. Y cuando se sintió amenazada, fue la única persona a la que sabía que podía acudir. Pero también se dio cuenta de que no solo su vida estaba en peligro, sino también su corazón.

Otros libros del autor

  • SEGURA NOS SEUS BRAçOS
    ebook
    Titulo del libro
    SEGURA NOS SEUS BRAçOS
    MARGARET WAY
    Nos seus braços sentia-se completamente segura?À primeira vista, Sandra Kingston parecia demasiado jovem para ser a ...

    Q. 20

  • NOS BRAçOS DE MILIONÁRIO
    ebook
    Titulo del libro
    NOS BRAçOS DE MILIONÁRIO
    MARGARET WAY
    Quereria continuar a fugir se caísse nos seus braços?Na alta sociedade de Sidney, todos falavam de Sonya Erickson. Q...

    Q. 21

  • RECUPERANDO LA FELICIDAD
    ebook
    Titulo del libro
    RECUPERANDO LA FELICIDAD
    MARGARET WAY
    En lo más profundo de Australia... había un hombre que nunca había dejado de amarla.Christine iba de camino a casa, ...

    Q. 25

  • EN BUSCA DE LA FELICIDAD
    ebook
    Titulo del libro
    EN BUSCA DE LA FELICIDAD
    MARGARET WAY
    Si no hacían algo, los secretos acabarían separándolos para siempre...La pequeña ciudad de Koomera Crossing era el r...

    Q. 25

  • A MULHER MAIS BELA
    ebook
    Titulo del libro
    A MULHER MAIS BELA
    MARGARET WAY
    Ela estava no seu ponto de mira?Ao sair do avião no deserto australiano, Sienna Fleury sentiu que tinha chegado a ca...

    Q. 21