DIVAS
ebook

DIVAS. SEIS MUJERES, SEIS TEMPERAMENTOS, SEIS ESPÍRITUS APASIONADOS EN BUSCA DEL ÉXITO POR ENCIMA DE TODO

Editorial:
PLANETA MÉXICO
Materia
Cine
ISBN:
978-607-07-2835-8
Formato:
Epublication content package
Derechos eBook:
Imprimible: Prohibido.
Copiar/pegar: Prohibido.
Compartir: 6 dispositivos permitidos.
DRM
Si
Colección:
FUERA DE COLECCIÓN

Sublimes, talentosas, triunfadoras, todas dispuestas a sacrificar lo que fuera necesario para formar parte del universo de ensueño que tanto anhelaban. Poetas, artistas plásticos, políticos, militares, fotógrafos, guionistas, intelectuales, ninguno pudo evitar caer bajo su embrujo y el poder de su inteligencia. Despertaron pasiones y devoción, marcaron una época, se ganaron amigos y enemigos; todas consiguieron lo que tanto anhelaban aunque no siempre vino acompañado de lo que realmente esperaban. En Divas, María E. Silanes revela la fascinante vida de seis grandes luminarias del cine mexicano: la atormentada mujer del puerto que poseyó y marcó por siempre a su intérprete; la abuela de México que nunca superó el dolor de la muerte de su hija; la pionera actriz del cine mexicano que se convirtió en leyenda al dirigir por primera vez una película; la diosa que tuvo a Hollywood y a su gran enfant terrible a sus pies; la Gatita que conquistó al público de los mejores teatros de la Ciudad y a generaciones enteras y la apasionada actriz que soñó con hacer palidecer de envidia a la muerte cuando ésta mirara la belleza de su rostro inerte. Seis grandes mujeres que marcaron el siglo XX, reunidas en un intenso y seductor retrato.

Otros libros del autor

  • EL RUMOR DE LOS ESPEJOS
    ebook
    Titulo del libro
    EL RUMOR DE LOS ESPEJOS
    MARÍA E. SILANES
    Lina, de cuarenta y cuatro años, con dos hijos adultos y un matrimonio reducido a la condescendencia de su esposo, v...

    Q. 38

  • LOS SENDEROS IMPOSIBLES
    ebook
    Titulo del libro
    LOS SENDEROS IMPOSIBLES
    MARÍA E. SILANES
    Su abuelo, Thomas Braniff, hijo de un humilde tendero de Nueva York, emigró hacia San Francisco por la fiebre del or...

    Q. 88