CULPABLE DE QUERERTE
ebook

CULPABLE DE QUERERTE

Editorial:
HARPERCOLLINS IBÉRICA S.A.
Materia
Novela
ISBN:
978-84-687-7243-1
Páginas:
160
Formato:
Epublication content package
Derechos eBook:
Copiar/pegar: Prohibido.
Imprimible: Prohibido.
DRM
Si
Colección:
BIANCA | BIANCA

Ella compartió su cama? Llevaba a su heredero en el vientre? ¡Y se convirtió en su esposa!

Quizá fuera el padre de Charity Wyatt quien robó a Rocco Amari, el magnate, pero fue Charity quien tuvo que pagar por ello.

A Charity le habría bastado con entregar su virginidad para pagar la deuda, pero la noche apasionada que pasó con el enigmático italiano tuvo consecuencias inesperadas.

Decidida a que su hijo tuviera una infancia mejor de la que ella tuvo, Charity le pidió a Rocco que la ayudara económicamente. Sin embargo, Rocco tenía otros planes en mente: ¡legitimar a su heredero convirtiendo a Charity en su esposa!

Otros libros del autor

  • PROMESA DE DESEO
    ebook
    Titulo del libro
    PROMESA DE DESEO
    MAISEY YATES
    Utilizaría el deseo que no habían saciado durante cinco largos años para que ella volviese a su ladoEl cuento de had...

    Q. 24

  • PROMESA DE SEDUCCIÓN
    ebook
    Titulo del libro
    PROMESA DE SEDUCCIÓN
    MAISEY YATES
    Un regalo de Navidad para el hombre que lo tenía todo.El príncipe Andres de Petras podía borrar sus pasados, aunque ...

    Q. 25

  • FANTASÍA PROHIBIDA
    ebook
    Titulo del libro
    FANTASÍA PROHIBIDA
    MAISEY YATES
    Poseo tu empresa. Te poseo a ti.Cada vez que Elle St. James miraba a aquel hombre que había considerado de su famili...

    Q. 25

  • CASAMENTO EM JOGO
    ebook
    Titulo del libro
    CASAMENTO EM JOGO
    MAISEY YATES
    Ele tinha de falar já? ou calar-se para sempre?Eduardo Vega tivera, noutro tempo, o mundo nas suas mãos, e uma espos...

    Q. 21

  • EL PRÍNCIPE REBELDE
    ebook
    Titulo del libro
    EL PRÍNCIPE REBELDE
    MAISEY YATES
    Tras quince años de exilio voluntario, el rebelde príncipe Xander Drakos se vio obligado a cruzar de nuevo las puert...

    Q. 25