CUCHILLO DE PALO (REFRANES, CANCIONES Y RASTROS DE SANGRE 2)
ebook

CUCHILLO DE PALO (REFRANES, CANCIONES Y RASTROS DE SANGRE 2)

Editorial:
SUMA
Materia
Novela
ISBN:
978-84-9129-054-4
Páginas:
512
Formato:
Epublication content package
Derechos eBook:
Imprimible: Prohibido.
Copiar/pegar: Prohibido.
Compartir: 6 dispositivos permitidos.
DRM
Si
Colección:
CONSPICUA | REFRANES, CANCIONES Y RASTROS DE SANGRE

Cuchillo de palo es un antes y un después en la obra de César Pérez Gellida, su novela más psicológica y de carga sensorial más intensa hasta el momento, y descubre, no solo a un gran autor de novela negra, sino a un narrador brillante y sobresaliente.

Segunda entrega de la trilogía «Refranes, canciones y restos de sangre».

Tras ser apartado del Cuerpo, Sancho ha resuelto dedicarse al suyo entregándose a los placeres de la carne en el lugar más apartado de sí mismo que ha logrado encontrar. Pero no hay rincón donde esconderse cuando es la desventura quien persigue.

Paralelamente, Erika, Ólafur y su nuevo compañero, el arcángel redimido, Uriel, emprenden la obstinada persecución de los miembros de la infame organización criminal conocida como la Congregación de los Hombres Puros. Su objetivo no es otro que alcanzar la cúspide, pero la escalada les deparará una serie de riesgos que ni siquiera han sido capaces de evaluar.

En esta nueva entrega, Pérez Gellida nos arrastra en un vertiginoso descenso a los infiernos para mostrarnos las grietas y aristas que dibujan la cara oculta del ser humano. Cuchillo de palo se revela como la novela más retorcida y sensorial del género Gellida.

Narrativa audiovisual llevada al extremo.

«Caminaba cabizbajo, sumiso. Lo reconozco, mi mente se había rendido a su suerte y había abandonado aquel cuerpo sentenciado. No pensaba en lo cerca que habíamos estado de lograrlo y tal era mi capitulación que ni siquiera pensaba en cómo eludir la muerte. Consciente, pero bloqueado. Quizá esa fuera mi forma de reaccionar ante la derrota, aceptándola, como cuando el equipo contrario te ha ganado en buena lid. Enhorabuena y al tercer tiempo. Elegí resignarme con dignidad y, sumido en aquel estado contemplativo, empezó a sonar The End de The Doors en mi cabeza: This is the end, beautiful friend.»

Otros libros del autor