ALMAS APASIONADAS
ebook

ALMAS APASIONADAS

Editorial:
HARPERCOLLINS IBÉRICA S.A.
Materia
Novela
ISBN:
978-84-687-6262-3
Páginas:
160
Formato:
Epublication content package
Derechos eBook:
Copiar/pegar: Prohibido.
Imprimible: Prohibido.
DRM
Si
Colección:
DESEO | DESEO

Era un asunto muy arriesgado.

La guardaespaldas Jocelyn MacKenzie sabía perfectamente que no debía mezclar los negocios con el placer, sobre todo si su misión era proteger al guapísimo doctor Donovan Knight. Iba a necesitar todas sus fuerzas para resistirse a la sexy mirada de aquellos ojos verdes, pero más le valía no dejarse distraer por el bien de su cliente... y de su propio corazón.

¿En qué estaría pensando Donovan cuando decidió contratar como guardaespaldas a aquella belleza? En cuanto la vio registrar su apartamento en busca de pistas, Donovan deseó convencerla de que dejara a un lado los negocios...

Otros libros del autor

  • RETRATO DE UN AMANTE
    ebook
    Titulo del libro
    RETRATO DE UN AMANTE
    JULIANNE MACLEAN
    La bella Annabelle Lawson jamás habría supuesto que conocería al hombre más atractivo que haya visto en su vida en u...

    Q. 34

  • UN ROMANCE INDISCRETO
    ebook
    Titulo del libro
    UN ROMANCE INDISCRETO
    JULIANNE MACLEAN
    Clara Wilson llega a Londres, como otras jóvenes norteamericanas de buena familia, en busca de un marido respetable,...

    Q. 68

  • NOBLE DE CORAZÓN
    ebook
    Titulo del libro
    NOBLE DE CORAZÓN
    JULIANNE MACLEAN
    Sofía es una rica heredera norteamericana que ha llegado a Londres para encontrar un marido que proporcione a su fam...

    Q. 68

  • MI HÉROE PRIVADO
    ebook
    Titulo del libro
    MI HÉROE PRIVADO
    JULIANNE MACLEAN
    Secuestra nada más llegar a tierra inglesa desde su América natal, Adele esperaba ansiosa que la rescataran. Pero qu...

    Q. 68

  • LOS HERMANOS SINCLAIR. AMAR A UN DESCONOCIDO
    ebook
    Titulo del libro
    LOS HERMANOS SINCLAIR. AMAR A UN DESCONOCIDO
    JULIANNE MACLEAN
    «Cuando lo encontré inconsciente en la playa, supe que mis oraciones habían sido escuchadas, y que yo, lady Chelsea ...

    Q. 83