ALAS DE FUEGO
ebook

ALAS DE FUEGO

Editorial:
MINOTAURO
Materia
Novela
ISBN:
978-84-450-0295-7
Formato:
Epublication content package
Derechos eBook:
Imprimible: Prohibido.
Copiar/pegar: Prohibido.
Compartir: 6 dispositivos permitidos.
DRM
Si
Colección:
FANTASÍA

La reina Marla, de sólo diecisiete años, es la soberana de una nación resplandeciente. Ahriel, un ángel femenino, está a su lado desde que nació, con la misión de guiarla y protegerla, y de guardar el equilibrio en los reinos humanos. Pero cuando descubre una conspiración para iniciar una sangrienta guerra, Ahriel es traicionada y encerrada, con las alas inutilizadas, en la espantosa prisión de Gorlian, un mundo primitivo, salvaje y brutal, de donde nadie ha logrado escapar jamás. Ahriel deberá aprender no sólo a sobrevivir en Gorlian, sino también a ver las cosas desde el punto de vista humano? a ras de suelo.

Las aventuras de Ahriel continúan y finalizan en Alas negras.

Otros libros del autor

  • ÒMNIA
    ebook
    Titulo del libro
    ÒMNIA
    LAURA GALLEGO
    Només has d'imaginar... perquè a Òmnia tot allò que imaginis existeix. Tothom sap que a Òmnia, la gran botiga virtua...

    Q. 90

  • OMNIA
    ebook
    Titulo del libro
    OMNIA
    LAURA GALLEGO
    Solo tienes que imaginar... Porque cualquier cosa que imagines, existe en Omnia. Todo el mundo sabe que en Omnia, la...

    Q. 90

  • ALAS NEGRAS
    ebook
    Titulo del libro
    ALAS NEGRAS
    LAURA GALLEGO
    La reina Marla, de sólo diecisiete años, es la soberana de una nación resplandeciente. Ahriel, un ángel femenino, es...

    Q. 90

  • TODAS LAS HADAS DEL REINO
    ebook
    Titulo del libro
    TODAS LAS HADAS DEL REINO
    LAURA GALLEGO
    La nueva novela de Laura Gallego: érase una vez una historia de aventuras, magia e intriga que nadie podía dejar de...

    Q. 90

  • TOTES LES FADES DEL REGNE
    ebook
    Titulo del libro
    TOTES LES FADES DEL REGNE
    LAURA GALLEGO
    La nova novel·la de Laura Gallego: vet aquí una història d'aventures, màgia i intriga que ningú no podia parar de l...

    Q. 109